Plasmage

Blefaroplastia SIN cirugía
Plasmage

Plasmage es un equipo de micro-cirugía no ablativa que utiliza la energía plasmática fraccionada para realizar diversos tratamientos de medicina estética y dermatología. Fue desarrollado en Italia y es el primer dispositivo patentado que emplea el plasma como el cuarto estado de la materia, después del sólido, el líquido y el gas.

¿Cómo funciona?

El plasma se genera al concentrar grandes cantidades de energía en el cabezal del equipo, que al entrar en contacto con el aire produce un arco de plasma que sublima los tejidos sin dañar la piel ni las estructuras adyacentes. El plasma tiene la capacidad de producir una retracción inmediata del tejido y estimular la producción de colágeno, elastina y ácido hialurónico, lo que se traduce en un rejuvenecimiento de la piel

El procedimiento más conocido y demandado que se puede realizar con Plasmage es la blefaroplastía no quirúrgica, también llamada blefaroplasma, que consiste en eliminar el exceso de piel y las bolsas de los párpados superior e inferior sin necesidad de cirugía ni anestesia general. El resultado es una mirada más joven y descansada, con una recuperación rápida y sin cicatrices.

Pero Plasmage no solo sirve para mejorar el aspecto de los ojos, sino que también se puede utilizar para tratar otras afecciones o imperfecciones de la piel, como xantelasmas, arrugas, verrugas, cicatrices, acné, léntigos, fibromas, estrías e hipercromías. Plasmage es un equipo versátil, seguro y eficaz que ofrece soluciones no invasivas para mejorar la calidad y la apariencia de la piel.

Este es un equipo que se diferencia de otros dispositivos que dicen ser de plasma, pero que en realidad generan una quemadura eléctrica que puede causar más daño a los tejidos y efectos secundarios indeseados. Plasmage tiene un control de temperatura adecuado para evitar lesiones en el globo ocular u otras complicaciones como la hiperpigmentación o las cicatrices. Además, es compacto, portátil y fácil de usar.